martes, 8 de abril de 2014

Aezkoako Sorginak. Brujería en el Valle de Aezkoa.

Sorginzubi, una de las formaciones rocosas más desconocidas y con más encanto de la geografía navarra. Su nombre hace alusión al fantástico mundo de las brujas.
La Mitología Vasca es parte importante de la Cultura de nuestras montañas, creando mitos y leyendas para dar explicación a muchos de los fenómenos que tienen lugar en nuestra naturaleza y resultan inexplicables. Recientemente, el programa sobre fenómenos paranormales de "Cuarto Milenio", ha realizado algunas grabaciones en las ruinas de la  Fábrica de Armas de Orbaizeta y su entorno, buscando explicación y generando expectativa alrededor de una de las figuras más conocidas de nuestra Mitología y de tantas otras; las Sorginas o Brujas, y sus Akelarres. La Tradición Oral ha hecho llegar hasta nuestros tiempos la idea de que se trataban de genios femeninos malignos, causantes de averías en molinos y ferrerías, daños en las cosechas, enfermedades o muertes extrañas, y en el caso de Aezkoa de Desapariciones. Sin embargo, hay que dejar claro que aquellas mujeres con conocimientos en la procreación y en el nacimiento, así como en plantas y sus usos medicinales, podían ser susceptibles de ser declaradas sorginas y ser perseguidas.

           En los Valles Pirenaico-Navarros acontecieron  varios episodios de caza de brujas practicados por la Inquisición,  a principios y mediados del s.XVI, casi un siglo antes de la conocida persecución de Zugarramurdi y Urdax. Así, son conocidos los casos del año 1525, donde se acusó a casi dos centenares de vecinas y vecinos de estos valles de cometer actos paganos, condenando a pena de muerte a varias decenas de ellos. El 19 de Junio de ese año, en Auritz-Burguete se vivió una de las ejecuciones públicas más salvajes de la época. 

           En particular, Aezkoa atesora en la actualidad vestigios y señales de un pasado convulso relacionado con el mundo mitológico-mágico. De esta forma, hayamos términos en el monte estrechamente relacionados con las brujas, como por ejemplo Sorginzubi, las Eras del Monte Pettuberro, la Cueva de Mauletxe, o las oquedades de Artetxe y Asketaldea. Asimismo, algunas de las casas del Valle, en Hiriberri por ejemplo, conservan en la piedra de su entrada varios amuletos en forma de motivos astrales, la inscripción "JHS", el escudo del valle, y también herraduras incrustadas entre piedras de sillería a modo de soporte para ramitas de espino, bendecidas en San Juan, por no hablar de los cruceros a la entrada de los pueblos o las ermitas del monte, como las de San Miguel o San Joaquín, promotoras de la desaparición de las divinidades y genios de la Mitología Vasca. Uno de esos símbolos de protección más célebres es la Eguzkilore (Carlina acanthifolia), la flor pinchuda en forma de Sol que servía y sirve para acongojar a los seres malignos que pululan por nuestros montes entre la medianoche y el canto del gallo. En alguna ocasión hemos podido oír; "las Sorginas no pueden entrar en casa si hay una eguzkilore en la entrada porque se pincharían en ella" ¿Tendrá un uso parecido las ramitas pinchudas del Espino Albar? Por otro lado, en el pueblo de Abaurrepea quedan los restos de una casa de la Inquisición, que hasta la Guerra Civil, cuentan, aun conservaba utensilios de tortura. Actualmente es una borda y solo quedan unos pocos restos.

Sorginzubi.
El Río Zatoia forma este enclave en la muga entre Aezkoa y Salazar.

Sorginzubi.
"Una cueva de Zugarramurdi" entre Abaurregaina y Jaurrieta...

Sorginzubi es quizá uno de esos lugares poco conocidos más impresionantes de la geografía aezkoana. Las aguas del río Zatoia dieron forma durante millones de años a una de las cavidades más bonitas que recuerde en el Pirineo Navarro, y posee ese nombre tan sugerente como es el de "Puente de las brujas", de hecho, el lugar recuerda a las Cueva de Zugarramurdi. Curiosamente hay formados dos enormes y gruesos arcos de roca caliza que sirven de puente entre Aezkoa y Salazar. Lástima los restos y cascotes de obras pasadas practicadas en el puente de la carretera, y que son visibles en el lado Salazenco. En la orilla Aezkoana quedan restos de un antiguo vertedero... A resaltar el techo formado en esta última orilla, penetrando veinte metros en la tierra. Cerca, hayamos también la entrada principal a las Cuevas de Zatoia, un complejo subterráneo de gran valor arqueológico. Algún vecino de Abaurrea cuenta que aquí se encontraron los restos del primer perro doméstico de Navarra.

          Monte Pettuberro: Cuenta la transmisión oral que este escenario natural con forma de media lenteja, sirvió de lugar para los Akelarres que practicaban las Sorginas y sus amigos. Este monte es un icono visual del valle, situado en el centro del mismo entre Aribe e Hiriberri, y desde su cima son visibles 8 de los 9 pueblos de Aezkoa. Dicen los vecinos de la zona que en su cima, en concreto en las pequeñas eras con vistas sobre Hiriberri de la antecima Este, se celebraban los Akelarres, aunque hay especialistas en la materia que aseguran que es poco probable al tratarse de un lugar demasiado expuesto a los vientos. Quizá se celebraran en algún claro del robledal de Tristuibartea en la cara norte (en la actualidad Reserva Natural), o en la resguardada cara sur... En el Akelarre se adoraba al macho cabrío negro, el Akerra o Akerbeltz, y al Sapo, ambos símbolos de fertilidad y fecundidad, ¿serían los Akelarres rituales de fecundidad como los rituales de las Piedras Fecundantes de los Monegros y Hoya de Huesca? 

          Cueva de Mauletxe: En el Macizo de San Miguel (1138m) sobre Abaurregaina, pueblo más alto de Navarra, y a escasos 300 metros en línea recta de las casas del pueblo, hallamos esta Cueva de 30 metros de desarrollo y que fue morada de la "Bruja Mauletxe". El acceso a esta cueva es fácil y muy interesante siguiendo las marcas blancas y verdes del Sendero Local 51B porque hay acondicionados dos espectaculares miradores, y se pasa cerquita de las ruinas de la Ermita de San Miguel, ¿construida en este lugar para ahuyentar a los seres malignos y los malos espíritus?

           Cuenta la Cultura Vasca que antaño los seres humanos vivían atemorizados por los numerosos genios que salían de las entrañas de la tierra en forma de toros de fuego, caballos voladores o dragones. Estas oquedades eran morada de genios y divinidades como la diosa Mari, las Lamias, las Sorginas o los Jentiles entre otros. Hay que recalcar que el Valle de Aezkoa se asienta en un intrincado macizo Kárstico agujereado como un queso gruyere, y tanto es así que el Catálogo Espeleológico de Navarra tiene clasificadas en esta región 114 simas y cuevas de desarrollo horizontal siendo famosos los complejos subterráneos de Saiarri, Lezehandi, Basanberro, Aitzartea-Urziloa o Aizpea. ¿Son sus coladas, estalactitas, estalagmitas, columnas, banderas y gourgs morada de Lamias o de la Diosa Mari? ¿Es difícil imaginar a un osado vecino del medievo entrando al interior de una de ellas con la iluminación de una antorcha, y quedarse pasmado ante este paisaje de espeleotemas tan tétrico y bello a la vez? En unas pocas de estas cuevas además, se han encontrado restos arqueológicos muy interesantes de hace 8000-13000 años, ¿son entonces éstos los restos óseos de los Jentiles, esos seres de nuestra mitología dotados de fuerza sobrehumana y autores de cromlets, menhires y dólmenes? ¿Son la Estación Megalítica de Azpegi o el Castro de Burdigain lugares de Jentiles?

La Cueva de Mauletxe, morada de una bruja según las leyendas.
Mauletxe.

Abaurrepea, pueblo de Aezkoa donde hubo una casa de la Inquisición para interrogar y torturar sorginas.
Iratiko Ohiana o Selva de Irati es una masa forestal gigantesca, situada inmediatamente al Noreste del Valle de Aezkoa. Fue un gran bosque casi sin humanizar hasta el s.XVII cuando empieza a ser explotado forestalmente por la Corona francesa. En este bosque aislado y sus aledaños, han llegado hasta nuestros días historias y leyendas de desapariciones, por ejemplo la muchacha de Hiriberri que yendo de camino a Jaurrieta fue raptada y desaparecida por las Sorginas. Lo mismo ocurrió con otra que caminaba de Iparralde a Otsagi, y es famosa la leyenda de la joven de Mendibe que fue raptada por un oso... (En la Cultura euskalduna el hombre proviene del oso, que no del mono. ¿Es el oso y su presencia en Irati hasta hace pocas décadas, culpable de que conozcamos la figura de Basajaun y su pareja Basandere?) Muchos especialistas en la materia, resaltan el hecho de atribuir las desapariciones a las brujas como una manera sencilla de explicar lo inexplicable, y aseguran que la desaparición de muchas mujeres podría deberse a la violencia machista, haciendo desaparecer a mujeres que quedaban embarazadas de un embarazo no deseado, o a aquellas que no deseaban casarse en un matrimonio arreglado, por ejemplo. Una teoría plausible y que corre por nuestros pueblos cuenta que las desapariciones y raptos efectuados por la Inquisición y la Iglesia Católica hacia aquellas mujeres extraordinarias con conocimientos en plantas y en la procreación, se disfrazaron de raptos practicados por las Sorginas. Así, es famosa la historia de la vecina de Abaurregaina que siendo raptada por unos hombres misteriosos (¿la Inquisición?), fue dejando por el camino el hilo con el que estaba cosiendo. Sus rescatadores aezkoanos siguieron la pista del hilo y pudieron salvarla de las manos de sus raptores cuando se la llevaban a la Cuenca del río Zatoia....

         Aezkoa, al igual que muchas de las regiones rurales del primer mundo, sufre la despoblación de sus pueblos y van quedando en el olvido tradiciones, costumbres y leyendas. Las ruinas de la Fábrica de Armas de Orbaizeta, una de las obras de ingeniería más importantes de toda la Península Ibérica del s.XVIII, son ejemplo ruinoso de todo ello; la naturaleza y el olvido se comen nuestra forma de ser.... En Irati, algunos barrancos y rincones antes masificados por la saca de madera van recuperando la tranquilidad y el misterio de antaño. En invierno, el acceso motorizado a la selva es complicado si ha nevado, porque hay que salvar al menos un puerto por encima de los mil metros de altura (Ibiaga, Azpegi, Errozate, Irau, Surzai, Burdinkurutxeta, Bagargi, Larrau, Tapla...) Entonces, ¿servirá Orimendi como morada de la diosa Mari? ¿Pulularán por los hayedos abetales de Irati genios nocturnos como Maide o Etxajaun? ¿Cuidará de las ovejas latxas Basajaun? ¿Jugarán los Mamarros a la orilla de las regatas? ¿Sorginas y Lamias llevarán las noches de mal tiempo el esqueleto de Juana de Albret envuelto en un sudario en volandas, en procesión siniestra? Vete tú a saber.

Castro de Burdigain, poblado de la Edad del Hierro a 1 kilómetro de Garaioa.
Se aprecia el límite defensivo del poblado.

Pettuberro (1096m), la montaña de los Akelarres.


Regata de Azpegi.
Arroyos de montaña morada de Lamias en forma de sirena.

Cuevas de Lutoa en la Fábrica de Armas de Orbaizeta.
¿Guardarán en su interior las Lamias y las Sorgiñas el esqueleto de Juana de Albret?


La Cueva de Aizpea.
Lugar habitable hace miles de años, en su interior se encontraron los restos óseos antiguos mejor conservados de toda la Geografía navarra.

Ubicación de Sorginzubi. (Río Zatoia)

El Sendero Local NA 51B visita la Cueva de Mauletxe.

Las Eras del Monte Pettuberro. El sendero local que se acerca desde Hiriberri es el NA 55.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡Precioso!!!, te pongo un enlace en mi blog (turismoabaurrea.blogspot.com) En algún momento contaré la historia de la Bruja de Mauletxe y su trágica muerte ;)

    ResponderEliminar
  2. Aqui esta la entrada sobre la bruja de Mauletxe ;) http://turismoabaurrea.blogspot.com.es/2014/06/cueva-de-mauletxe.html

    ResponderEliminar